LA ALEGRÍA PERONISTA

sábado, 17 de enero de 2015

Raúl Zaffaroni, " ... usando un gas psicotizante"

"En un sector de la justicia están usando un gas psicotizante"

El prestigioso jurista y ex ministro de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, Raúl Zaffaroni, volvió de la ciudad balnearia de Mar del Plata y respondió a una solicitud de Tiempo Argentino sobre la situación que atraviesa el Poder Judicial –cruzado por diversas internas que se hicieron públicas– y la denuncia que el fiscal especial del caso AMIA realizó contra la presidenta Cristina Kirchner.

COMENTARIOS
Info News
Info News
Info News
El prestigioso jurista y ex ministro de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, Raúl Zaffaroni, volvió de la ciudad balnearia de Mar del Plata y respondió a una solicitud de Tiempo Argentino sobre la situación que atraviesa el Poder Judicial –cruzado por diversas internas que se hicieron públicas– y la denuncia que el fiscal especial del caso AMIA realizó contra la presidenta Cristina Kirchner.
–¿Cree que hay una guerra de intereses dentro del Poder Judicial?–No sé si hay guerra de intereses o qué. Si la hay creo que están usando algún gas psicotizante que afecta a algún sector minoritario de la justicia. No hay una "judicialización de la política", porque eso es otra cosa: la hay cuando la política quiere usar a la justicia y de eso sabemos desde hace mucho. Aquí hay una "partidización de la justicia", es la justicia la que se mete en la política, y eso es nuevo y efecto del gas psicotizante.
–¿Cuáles son las consecuencias?–No sé hasta dónde puede llegar ni puedo prever las escaramuzas de esto, pero sí sé cuál va a ser el resultado final si no se bajan los decibeles y se entra en razón. El resultado final va a ser un desastre para toda la justicia. Si como resultado de una actitud psicótica minoritaria, el público llega a la conclusión de que en toda la justicia (porque no se distingue y el baldón cae sobre todos) no es más que un juego de poder, lamentablemente el descrédito va a ser mayúsculo y muy difícil de superar. Como sabe, en toda profesión hay inmorales, y no faltarán quienes empiecen a girar el nombre de jueces decentes para sacarles dinero a sus clientes y otras cosas sucias parecidas. Esto son los lamentables efectos del descrédito. No importa que los psicóticos sean pocos, porque el estiércol cae también sobre la gran mayoría de jueces y funcionarios decentes, correctos y trabajadores. De modo que, por favor, calma y vuelta a lo suyo. Los réferis y 'linemen' no pueden meterse en el campo de juego a patear la pelota y menos a hacer zancadillas, porque se termina el juego y empieza una batahola en la que todos salen heridos.
–¿Qué opina de la denuncia del fiscal Nisman contra la presidenta?–No conozco el escrito de Nisman más que por lo que dicen los diarios. A juzgar por eso me parece que hay un exceso de "procesalismo" en desmedro del derecho de fondo. Dejando de lado la cuestión "probatoria" e, incluso, "ad demostrationem" (como suele decirse en el dialecto local de tribunales), si diésemos por cierto lo que dice Nisman, me parece que nada de lo que pretende dar por probado entra en el campo de la tentativa, sino que queda en el de los puros actos preparatorios, que, como todo abogado debe saber, son impunes, porque no se ha llegado al principio de ejecución. Si se considerase que lo acordado con Irán es un principio de ejecución, lo que es bastante forzado por cierto, cuyo objetivo era la impunidad internacional de los sospechosos, la comunicación del Ministro de Relaciones Exteriores a Interpol sería un desistimiento que, como todo abogado debe saber, deja impune el acto de tentativa.
–¿Cuál, estima, sería el sentido jurídico de la acusación?–No veo el sentido de dedicarse a analizar la prueba de algo que desde el vamos es atípico, es decir, que no cae bajo la prohibición penal incluso en el supuesto en que sea probado, lo que, por cierto, hasta el momento y por lo que trasciende, parece ser un juego imaginativo bastante fantasioso. Todo eso sin contar con que no me explico qué tiene que hacer un fiscal con la SIDE y con ninguna embajada extranjera, fuera de ir a algún cocktail si lo invitan. En síntesis: por favor, basta de escándalos y pensemos un poco más en términos de derecho. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada